Los partidos políticos

nosotros copiaLa Real Academia Española recoge en su diccionario 12 definiciones del sustantivo partido. Si nos referimos a un partido político, la única posible es: “Conjunto o agregado de personas que siguen y defienden una misma opinión o causa”.

Si se asoma Ud. a la Web del Registro de partidos políticos del Ministerio del Interior https://servicio.mir.es/nfrontal/webpartido_politico.html, no se sorprenda cuando compruebe que, al día de la fecha de este artículo, hay registrados 4.400 partidos. Tampoco se quede pasmado si al volver a revisarlo unos días más tarde, se encuentra con que esta cifra ha crecido.

A la vista de ello, cabe preguntarse si no sería una buena solución para España que hubiera 46.725.164 partidos, uno por habitante empadronado.

No crea que me he vuelto loco. Si hoy existen 4.400 partidos, habrá que entender que aquello de derecha e izquierda ya nos queda corto. Imagino que para que haya 4.400 partidos (supongo que con sus correspondientes seguidores), será porque hay 4.400 formas de entender la vida en nuestra sociedad.

Y si sigo ahondando en la especulación y, por no desagradar a los de izquierdas ni a los de derechas, establezco como hipótesis que la mitad son de derechas y la otra mitad de izquierdas, me encuentro con que siguen saliéndome 2.200 formas de entender la política en cada uno de esos lados de la balanza.

Y era por eso que me preguntaba yo, si no sería mejor que hubiera 47 millones de partidos políticos unipersonales. Si existen las sociedades mercantiles unipersonales, por qué no pueden existir los partidos políticos de un solo militante.

Verá Ud., con esta fórmula, se acabarían muchos problemas, aunque ciertamente aparecerían otros. Para empezar, nos ahorraríamos una pasta larga en las campañas electorales, porque ¿quién iba a gastarse un duro en publicidad, carteles, mítines…, sabiendo que cada uno iba a votar a su partido?. Por otra parte, eso sí sería la democracia perfecta, porque votaríamos todos y, además, en cada partido se elegiría al candidato democráticamente.

Lo interesante vendría a la hora de contar los votos, porque lo más probable es que hubiera un empate para cada puesto político con lo que, a salvo de mejor solución, gobernaríamos todos al alimón y la forma de gobierno sería absolutamente democrática.

A que todo esto le parece a Ud. un disparate. Pues tiene razón, es un desatino; exactamente igual que el punto a que hemos llegado en España.

Hay españoles que quieren dejar de serlo, pero no faltan extranjeros que quieren convertirse en españoles. Nos vuelven locos ahora con campañas electorales y, como otras veces, seguimos cayendo en el timo del toco-mocho. Todos los que están gobernando ahora se gastan un dineral en publicidad (que lo pagamos nosotros) anunciando que nos bajan los impuestos y en cuanto pasan las elecciones nos los vuelven a subir. ¿Quién entiende esto?. Pues la respuesta es muy sencilla, lo entienden los políticos que, llegando las fechas electorales se disputan nuestros votos para luego pasárselos por el arco del triunfo.

En fin, amigos, que ni se muere padre, ni cenamos.

ignacio@nosotrosytu.es

 

Acerca de José Ignacio

Profesional libre de la consultoría de empresas, con los títulos de Licenciado en Derecho y en Ciencias Económicas. Además, el título de Maestro de Primera enseñanza, 4 Masters en Sistema Fiscal Español, Derecho de Familia, Derecho Penal y Auditoría de Cuentas. Letrado del Colegio de Abogados de Madrid, Administrador y Mediador Concursal, en posesión de numerosos diplomas en economía de empresas, derecho y Unión Europea.
Esta entrada fue publicada en Futuro de España. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los partidos políticos

  1. DoraPacis dijo:

    Sería mejor optar por partidos políticos unipersonales en donde solo se establecieran unos requisitos para poder optar a su fundación, por ejemplo: ser mayor de edad, ser español, tener capacidad jurídica y de obrar, etc… en vez de 47 millones, se reduciría su número. Y que cada persona se financiara su campaña; sería como optar por el autoempleo en política. Tal vez solo se atreviera gente con vocación. Serían pequeñas tiendas de venta de ideas. Si una persona opta por poner una tienda de cualquier producto, se arriesga con su dinero y vende la mercancía. Los partidos políticos son tiendas de venta de ideas, los vendedores no arriesgan nada, las ponen con dinero público y compramos sus productos con nuestros votos. Esos productos (ideas) son engañosos y nadie les acusa por estafa, ni venta de castillos en el aire. Así nos va. Menudo engaño el sistema electoral.

  2. Maria dijo:

    Ciertamente Sr. Sánchez, no es mala idea: 47 millones de partidos y cada uno obtendría su voto pero, al final, el que mas “no se que” SEGURO QUE, “compraría el voto de los suficientes para que todo fuera mas de lo mismo.
    El domingo veremos el resultado de las andaluces y ¿servirá de referencia para las nacionales? No se yo.
    Un saludo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.