El “Brexit”, la plurinacionalidad y Horcajo de Montemayor

Pasaderas sobre el rio

Debe ser que la canícula empieza a alterar mis neuronas, o tal vez sea que mi intelecto no está preparado para tanto sobresalto.

Acabamos de conocer el resultado del referéndum en Reino Unido, acerca del “Brexit”. Les prevengo que no busquen en ningún diccionario inglés esta palabreja, porque no la encontrarán, pero que pueden traducir como la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Y si unimos ese término al de “plurinacionalidad”, que les ha dado en manir a esos modernos izquierdistas, salvadores de la Patria según dicen ellos mismos, el cocktail que resulta no puede tomarse como otra cosa que un brebaje repugnante.

Y vuelvo a lo de la calorina y mis neuronas. Les anticipo que, aunque nacido en la capital cacereña, mi ius sanguini es salmantino; más concretamente de Horcajo de Montemayor, un pequeño pueblo cercano a Béjar, con una extensión municipal del orden de las 3.000 hectáreas y una población actual de 159 almas.

Hace 70 años su población era cuatro veces mayor y sus habitantes vivían, relativamente bien, de la agricultura y la ganadería. Desde entonces, su población joven, atraída por la industrialización y las posibilidades de enriquecimiento en las grandes ciudades, fue abandonando el pueblo. Hoy, aquel atractivo paisaje agrario se encuentra convertido en poco menos que un erial.

Pero a mí me gusta mi pueblo, como sin duda le sucederá a cualquiera de ustedes.

Y con esta tabarra del “brexit” y de la plurinacionalidad, tampoco busquen este término en el diccionario, porque tampoco lo encontrarán, se me ha ocurrido que ahora en Agosto, que suelo ir a pasar unos días al fresquito de Horcajo, voy a hablar con unos cuantos vecinos y veraneantes (con la crisis, ahora en Agosto pueden encontrarse allí cerca de ochocientas personas) y les voy a convencer para que hagamos un referéndum y nos separemos de la provincia de Salamanca, de la Autonomía de Castilla y León, de la Nación Española, de la Unión Europea y, ya puestos, del resto del mundo mundial.

Y volveremos a sembrar todo lo necesario para vivir, porque aquella tierra es feraz, y criaremos cerdos, gallinas, vacas, ovejas… y con ello tendremos pan, aceite, vino, verduras, frutas, carne, leche, lana, huevos…

Se me antoja que la vida va a ser paradisíaca, porque no tendremos que pagar impuestos, ni tendremos que soportar que con el resultado de nuestro trabajo se enriquezcan otros. El único problema que veo, es que tendremos que seguir trabajando… pero seguro que esto queda ampliamente compensado porque seremos independientes.

Claro, que ahora que lo pienso, tendremos que poner dos fronteras con los pueblos colindantes de Valdehijaderos y Colmenar, no vaya a ser que nos invada alguno de estos. Y, claro, además de los guardias de estas dos fronteras, yo creo que con diez en cada una habrá bastante, tendríamos que tener un pequeño ejército, mejor de profesionales por aquello de zapatero a tus zapatos. Calculo que para cubrir las tres mil Hectáreas que tenemos, con un ejército de 300 soldados tendremos bastante.

Pero acabo de darme cuenta de que si Valdehijaderos y Colmenar, también piden el “Brexit”, podría ser que no nos dejen pasar por allí para salir del pueblo, y ¡¡¡vaya problema ese…!!!.

¿Quién dijo problema?. Nos haremos un aeródromo; porque el rio Sangusín yo no lo veo navegable y el Cuerpo de Hombre, tres cuartos de lo mismo. Además, si se hicieron un aeropuerto imponente en Ciudad Real, nosotros en Horcajo no vamos a ser menos. Así que ya está resuelto, nos haremos un aeropuerto. Para atender su funcionamiento, calculo que necesitaremos otros cuarenta o cincuenta funcionarios.

Y, prácticamente ya está, ya tenemos nuestro Horcajo independiente. Claro, que tendríamos que tener también un servicio contraincendios, no vaya a ser que ahora en Agosto, con tanto calor, se nos vaya a incendiar y se nos queme nuestra Nación; y a ver de qué nos va a servir una nación quemada. Así que, de momento, yo creo que con un cuartel de bomberos y 30 efectivos, tendremos bastante; al fin y al cabo la extensión a cubrir es solo de 3.000 Hectáreas. Incluso, si me apuran los pesimistas, que siempre los hay, podemos poner algún helicóptero contraincendios; al fin y al cabo, si tenemos un aeropuerto…

Pero, ahora que me doy cuenta, para pagar a los policías de la frontera, a los trescientos soldados, a los funcionarios del aeropuerto y a los bomberos, tendremos que poner algún impuesto; no querríamos, pero… a ver qué remedio.

Pues nada, pondremos algún impuesto. Y para controlar el cobro y la administración de los impuestos, tendremos que montar un servicio de recaudación. Ya sé que esto significa más funcionarios y más impuestos pero… que vamos a hacerle, si queremos ser independientes no nos queda otra solución.

Acaba de ocurrírseme que como Horcajo es un lugar fresquito y agradable en verano, y además un merece la pena visitarse, deberíamos fomentar el turismo, amén de trabajar en la agricultura y la ganadería, que es lo que hay aquí. ¿…Y cómo van a venir turistas, si no saben que existimos?… Pues nada, crearemos un Departamento de Turismo que se ocupe de la propaganda y difusión de nuestras excelencias turísticas. Yo creo que con otros veinte o veinticinco funcionarios, tendremos suficiente. Y si hay que poner más, se ponen, total, lo único que hay que hacer es aumentar los impuestos.

De momento, y para no liarnos, vamos a hacer cuentas. Por encima, más o menos, necesitaremos 550 funcionarios, que a 15.000 euros de sueldo anual de promedio, salen 8 millones y cuarto de euros; pero para el mantenimiento del aeropuerto, de la carretera (solo el trozo entre la frontera con Valdehijaderos y la de Colmenar, la gasolina para los coches de los bomberos, el mantenimiento del alcantarillado, el alumbrado público y las balas de los soldados, vamos a necesitar otros 200.000 euros por lo menos.

Total, que necesitamos, prácticamente, 8 millones y medio de euros al año para independizarnos. Así que, dividido entre mil habitantes (incluidos los funcionarios, que también pagan), salimos a algo más de 10.500 euros cada uno. A los funcionarios, para vivir, les van a quedar 375 euros al mes a cada uno.

Los otros 250 habitantes no funcionarios, tendrán que buscarse la vida, pero eso no les evitará tener que contribuir con sus 875 euros cada mes a los gastos de nuestra nueva Nación de Horcajo de Montemayor. Al fin y al cabo, el que algo quiere… algo le cuesta.

Al principio les decía que ahora en Agosto, voy a hablar con unos cuantos vecinos de mi pueblo para convencerles de que nos independicemos, pero… creo que a la vista de mis cálculos, lo voy a pensar más despacio; no está el horno para bollos.

Eso sí, si le sirven mis especulaciones, puede Ud. proponérselo a los vecinos de su pueblo; incluso a los de su calle. Si, como dicen esos tuercebotas, todos tenemos el derecho de autodeterminación, llevémoslo hasta sus últimas consecuencias. Al fin y al cabo, es lo que nos falta para ser una auténtica nación de locos (o de bobos, que para el caso es lo mismo).

Acerca de José Ignacio

Profesional libre de la consultoría de empresas, con los títulos de Licenciado en Derecho y en Ciencias Económicas. Además, el título de Maestro de Primera enseñanza, 4 Masters en Sistema Fiscal Español, Derecho de Familia, Derecho Penal y Auditoría de Cuentas. Letrado del Colegio de Abogados de Madrid, Administrador y Mediador Concursal, en posesión de numerosos diplomas en economía de empresas, derecho y Unión Europea.
Esta entrada fue publicada en Futuro de España. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.