Señor Alcalde…

hocajo-montemayorTenemos en España 8.122 Ayuntamientos, que se ocupan de la gestión política y económica de otros tantos municipios. Para ello, los españoles elegimos cada cuatro años a casi 68.000 concejales, lo que viene a representar 1 concejal cada 700 habitantes, aproximadamente.

Hasta aquí, nada que objetar si no fuera por la diferente proporción que existe en los distintos municipios. Así, mientras que en el Ayuntamiento de Madrid, tenemos 1 concejal por cada 55.123 habitantes, en pueblos como Horcajo de Montemayor, en la provincia de Salamanca, la proporción es de 1 concejal por cada 30 habitantes.

Como les digo, Horcajo, antigua posesión del Marquesado de Montemayor y al que debo mi ius sanguinis, es un precioso pueblo salmantino, a los pies de Béjar y cercano a la Sierra de Francia, lugar excelente para la elaboración de los diversos productos del cerdo.

Si Ud. decide darse una vuelta por Horcajo, es posible que utilice los servicios del único bar-restaurante del pueblo, o que desee pernoctar en el único hotel, o acaso opte por comprar algún producto alimenticio en el único supermercado existente, incluso que decida hacerse algún seguro en la única agencia del ramo. Para todo eso tendrá que contar con el Alcalde, que es el propietario.

Él mismo oficia de camarero en el bar, de recepcionista en el hotel o de asesor en materia de seguros y… además, le resolverá cualquier cuestión municipal que Ud. le traslade.

Cualquiera de estos tuercebotas de la nueva izquierda aristocrática que se nos ha instalado en España, muchos de ellos de procedencia latinoamericana, sacará enseguida la faca de diagnosticar y tildará al Alcalde de Horcajo de facha y capitalista; pero la verdad es que si el edil no tuviera todas esas iniciativas, Horcajo sería un fantasma en la memoria.

Porque gracias al bar, los cuatro gatos que quedan en el pueblo tienen donde ir a jugar su partida de tute; y gracias al supermercado pueden comprar, a cualquier hora, lo que necesitan para comer. Y, a pesar de la libertad de mercado, tampoco hay nadie que le haga la competencia.

La realidad de Horcajo, extrapolable a más de tres mil pueblos españoles, es que no tienen futuro a no ser que hagamos algo por remediarlo.

Hace 60 años, Horcajo de Montemayor tenía 600 habitantes y unas prósperas ganadería y agricultura. Hoy, con la evolución mercantil y demográfica, quedan en el pueblo 149 almas, de las cuales solo 9 tienen menos de 18 años. Pero merece la pena darse una vuelta por aquel precioso pueblo; sobre todo en la época otoñal.

Más arriba les hablaba a Uds. del disparate que supone el tener en España 8.122 Ayuntamientos, servidos por 68.000 concejales, aunque muchos de ellos lo sean a título gratuito. Como ejemplo, les ponía a Horcajo de Montemayor, con 5 concejales para 149 habitantes, ninguno de los cuales percibe salario alguno por su gestión; pero como siempre hay quien da más, Horcajo resulta una inmensa urbe si lo comparamos con Illán de Vacas (Toledo), Estepa de San Juan (Soria) o Villarroya (La Rioja) en los que, con 7, 8 y 9 habitantes, respectivamente, cada uno de ellos posee su propio Ayuntamiento, servido por tres concejales en cada pueblo o, lo que proporcionalmente es lo mismo, 1 concejal para cada dos habitantes.

Aunque lo señalado pueda parecer histriónico, lo cierto es que por mor de nuestro sistema municipal y electoral, tenemos en España 4.332 concejales, que sirven en 1.444 Ayuntamientos que no alcanzan la cifra de 150 habitantes cada uno, y otros 7.800, para los 1.560 pueblos que no superan la de 300 vecinos.

Ningún Partido Político hasta la fecha, tal vez porque así convenga a los intereses de todos ellos, ha planteado la necesidad de modificar este disparatado sistema municipal. Solo NOSOTROS, Partido Político de reciente creación, considera que resulta urgente la reconsideración de las Leyes Electoral y de Bases de Régimen Local en el sentido de reducir el número de Ayuntamientos de forma considerable y, con ello, la ingente estructura administrativa local, que comporta el sistema actual.

Desde luego, y en principio, aunque los españoles decidamos modificar nuestro sistema político municipal, los vecinos de Horcajo tendrán que seguir dependiendo de los servicios que les presta su Alcalde como empresario, porque, tal y como está el asunto de la pequeña y mediana empresa, no parece probable que otro fuera a sucederle si él cesara en sus actividades mercantiles.

Acerca de José Ignacio

Profesional libre de la consultoría de empresas, con los títulos de Licenciado en Derecho y en Ciencias Económicas.
Además, el título de Maestro de Primera enseñanza, 4 Masters en Sistema Fiscal Español, Derecho de Familia, Derecho Penal y Auditoría de Cuentas.
Letrado del Colegio de Abogados de Madrid, Administrador y Mediador Concursal, en posesión de numerosos diplomas en economía de empresas, derecho y Unión Europea.

Esta entrada fue publicada en Futuro de España. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.