Propuestas de normas

 

Desde que Dios expulsó a Adán y Eva del paraíso por desobedientes, y condenó vitalíciamente a la pareja y sus herederos, a “ganar el pan con el sudor de su frente”, la mayor parte de los humanos buscó volver a cualquier precio a vivir en el paraíso.

Algunos lo consiguieron, empleando para ello un instrumento tan antiguo como la política, pero el común de los mortales sigue persiguiéndolo con el mismo éxito que el que pretende alcanzar alguna vez el horizonte terráqueo.

No obstante, Dios nos dotó, entre otras potencialidades, con las capacidades de soñar e imaginar. A diferencia de los sueños, que son totalmente involuntarios, la imaginación es libre y puede concluir en realidad.

Y, de la misma forma que la capacidad imaginativa de los políticos para crear entes abstractos y necesidades humanas, que solo existen en la fecunda imaginación de los políticos, y en las que luego se basan para justificar que las paguemos los españoles numerarios, yo quiero proponerles que, entre todos y a partir de hoy, imaginemos como es la España que queremos y, con la fuerza que da la unión, consigamos entre la mayoría reestablecer una democracia real, que devuelva la ilusión a la población española. Al fin y al cabo, uno de los lemas políticos es: “La imaginación al poder”.

Al escribir estas líneas, he recordado un cuento que leí hace algunos años, escrito por una buena amiga, bajo el título: “Lumbánico, el planeta cúbico”, finalista del premio El Barco de Vapor 1.983. Y ello me ha motivado a imaginar un país como Jauja, e invitarles a que me acompañen en este viaje. Durante el trayecto, iremos dotando a Jauja de normas que regulen la convivencia, transformando las que ya tenemos en este mundo y no nos gustan, y eliminando aquellas otras que resultan innecesarias o inaplicables.

Acerca de Jauja, gira todo un mundo de escritos, obras artísticas e ideas filosóficas, que se refieren a él como un país en el que impera la abundancia de bienes, que hacen recordar al Paraíso.  En nada se parece España a Jauja, amén de contar con una población de ese mismo nombre, en la que vio la luz José María “el Tempranillo”, uno de nuestros mas afamados bandoleros. Por todo ello, vamos a considerar Jauja como el país en que todos desearíamos vivir y, mitad en broma mitad en serio, vamos a relatar entre todos como es la España que deseamos para nosotros y para nuestros descendientes.

Si Ud. desea participar, puede hacerlo de dos maneras: a) Proponiendo una norma y b) introduciendo enmiendas a la totalidad o parte de otra norma propuesta anteriormente.

En el primero de los casos, deberá Ud. imaginar que es el legislador y habrá de redactar, en forma resumida, el aspecto de nuestra vida que pretendería regular y el motivo de su propuesta (apartado expositivo), así como el articulado de la regulación (apartado dispositivo). La propuesta, en cualquier formato de texto (.doc, .text, .rtf, etc.), ha de remitirla por correo electrónico a jauja@sanchezrubio.eu y procederemos a publicarla integramente. Por razones de espacio, la propuesta no deberá exceder de 5 folios. Si no es posible encajarla en ese espacio, debería fraccionar el aspecto a regular, insertando los aspectos colaterales en otras propuestas.

En el caso b), una vez publicada una propuesta, podrá Ud. comentarla y censurarla en el panel inferior.

Tanto la opción a) como la b), son anónimas. Por razones de estética, no se publicarán las propuestas, o enmiendas que resulten ofensivas o injuriosas.

Un panel de votaciones, irá recogiendo on-line, los votos a favor y en contra de cada propuesta de norma y de las enmiendas presentadas.

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.