Und nun, was tun wir?

Artículo publicado en Lancelot Digital el 12 de junio de 2.012 (Pinche para ver publicación)

Und nun, was tun wir?

Glorioso fin de semana, el pasado, para el deporte español con la conquista del séptimo Roland Garros por parte de Rafa Nadal. Y una cosa les confieso, acostumbrados como estamos a la práctica del deporte de moda últimamente, cual es el de pitar y abuchear al Himno Español en los campos de futbol, este servidor de Uds. sintió como se le encogía el corazón con la emoción de escucharlo en honor a nuestro tenista, mientras el público que abarrotaba el estadio guardaba un respetuoso silencio.

Pero, al margen del pan y circo que nos espera este verano, con el campeonato de Europa de futbol primero y con las olimpiadas después, irremisiblemente tenemos que volver a la cosa económica. Porque, la verdad, es que esto tiene color hormiga; hormiga negra, que también las hay rojas, como los socialistas que nos han metido en este callejón sin salida.

La semana pasada la terminamos con lo que parece ser el último remedio a nuestra situación. Me refiero a esa disposición de Europa, que Rajoy presenta como un logro suyo, a prestar a los bancos españoles hasta cien mil millones de euros. Y ante esto, uno ya no sabe que pensar.

Porque verán Uds. En principio podría parecer una buena idea, que permitiría a las entidades financieras poner este montón de dinero, que yo hay días que no los gano, en circulación entre empresarios y particulares. Pero mucho me temo que pasará lo de siempre; que si los bancos llegan a cobrarlos, los dedicarán a cualquier cosa menos a utilizarlos para ese fin. Además, no sabemos a que interés lo recibirán los bancos ni en cuanto tiempo tienen que devolverlos, con lo que a mi me parece otra filfa mas.

Yo, qué quieren que les diga, sigo sin ver mas que tres formas de arreglar la situación. La primera, desde luego, es la de salirnos del euro antes de que se desintegre. Y ya les he hablado de esto en otras ocasiones y les he dado suficientes razones para hacerlo.

La segunda, que también tiene que ver con la moneda, ya la he anticipado en ocasiones anteriores y parece que alguien me ha escuchado porque, en los últimos días, ya está cobrando fuerza la tesis de que no puede haber moneda única sin una única política bancaria.

Y luego viene la tercera que, como canta la clásica sevillana es la mas interesante. La tercera formula es que, puesto que vamos a terminar embargados por los alemanes, que sean ellos los que nos gobiernen. Al fin y al cabo ellos saben hacerlo bien a juzgar de como les va. Por otra parte, yo creo que estamos hartos de los políticos y no nos vendría mal probar otras formulas, habida cuenta de a donde nos han llevado los nuestros.

Bueno, bromas aparte, quiero insistirles que nuestra crisis es una crisis de circulante. No disponemos de dinero para comprar, ni como consumidores ni como empresarios. Y por eso se nos niegan las mercancías y los servicios. Y tampoco parece que exista la posibilidad de crédito, ese gran invento de crear dinero ficticio que no consiste en otra cosa que lléveselo Ud. hoy y pague mas adelante con el dinero que gane. En otras palabras, o creamos dinero fabricando billetes, o inventamos alguna otra formula que permita, artificialmente, poner en marcha la máquina de producir bienes y servicios antes de que la máquina se quede agarrotada y ya no haya quien la revitalice.

La gente tosca, cuando no tiene dinero piensa que su solución está en que se lo presten, y si se lo regala el Estado, como ha venido pasando hasta ahora, mejor que mejor. Pero al final resulta que si el dinero lo va a destinar a su propio consumo y no a la producción, mucho me temo que el prestamista prefiera conservarlo antes de ponerlo en manos de quien, con toda probabilidad, no va a poder devolverlo.

Es por eso que me encabrita que no haya redaños en nuestros políticos para tomar el toro por los cuernos y plantarle cara a Europa volviendo a nuestra moneda. Ya lo he dicho en otras ocasiones: Si no podemos pagar nuestras deudas, que mas nos da que sea en euros o en pesetas lo que tenemos que pagar. Y, por otra parte, recuerden aquel chascarrillo que dice que si debes mil euros, tienes un problema con el acreedor, pero si lo que debes son mil millones, el que tiene el problema no eres tu, es el acreedor.

O eso, o serán los alemanes los que, para salvar sus inversiones, nos metan en vereda. Al fin y al cabo, es lo que terminará pasando.

Yo, por si acaso, ya he buscado un diccionario de alemán, ¿o de donde creen que ha salido el título?

José Ignacio Sánchez Rubio

Abogado y economista

ignacio@soluciones.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.