La mili

LDsmallDurante más de 200 años, hasta que hace 14 años se suprimió, estuvo vigente el servicio militar obligatorio. El conocimiento que los españoles menores de 30 años tienen de lo que aquella institución representaba, solo puede atribuirse a los recuerdos de sus padres y abuelos relatados a sus vástagos, en muchos casos con cansina reiteración.

Pero, ¿cuál fue la causa de su supresión?, ¿qué piensan nuestros jóvenes de hoy de la mili obligatoria?.

Antes de nada, señalarles que este que escribe cumplió con su obligación legal de prestar el servicio militar que, por sorteo le correspondió en el antiguo Sahara Español. No voy a relatarles el sinfín de anécdotas que, personalmente, podría contarles, al igual que muchos de Uds. relatan a sus hijos y nietos a los que, probablemente, tengan ya aburridos con el tema. Ni tampoco voy a recordar aquí los beneficios impagables que para muchos de los soldados supuso el paso por el cuartel, donde aprendieron a leer y escribir, o consiguieron su permiso de conducir o, lo mejor, aprendieron un oficio del que, posteriormente vivirían el resto de su vida. Pero tampoco voy a hablarles de lo que supuso para muchos de aquellos españoles salir de su pueblo por primera vez (y para más de uno, por última), para conocer otros lugares de España. Ni voy a comentarles que para bastantes, supuso encontrar una ocupación en la vida prolongando su estancia en la milicia de manera profesional. Y como tampoco son Uds. mis hijos, ni mis nietos, tampoco les voy a hablar de aquellas amistades adquiridas durante el año y medio de mili, que para la mayoría supusieron lazos indelebles durante el resto de su existencia.

De lo que me gustaría hablarles, es de lo que para el espíritu, rebelde en su mayoría, de todos aquellos jóvenes que hicimos la mili, supuso el paso obligatorio por el ejército.

Si es Ud. de los que no cumplieron ese servicio militar obligatorio, le sugiero que hablen con alguien que pasara por la experiencia y le pregunten ¿tu hiciste la mili?, ¿cómo era aquello?. De todo habrá, pero les aseguro que la mayor parte de ellos intentarán eludir la respuesta, por aquello de “no mojarse” para que, acto seguido, si les dan un poco protagonismo, les digan que allí aprendieron lo que es obediencia y disciplina, que la mili les enseñó a respetar y defender a España y a los demás; les hablarán de valores y de fidelidades… en fin, percibirán Uds. la nostalgia y la emoción que subyace en su relato. En fin, que aquel recuerdo les marcó gratamente el resto de su vida.

Hace unos días me desplacé en coche a Santander para asistir a una reunión de afiliados a NOSOTROS y TU y, en un pueblo de la provincia de Burgos recogí a uno de los afiliados que también se dirigía al evento. El chico en cuestión, cuyo nombre omito por razones obvias, tiene 20 años. Durante el trayecto, sin que viniera a cuento, interrumpió el hilo de la conversación que manteníamos y me pregunto: ¿Ignacio, y por qué se suprimió la mili?. La verdad es que no tenía respuesta a esa pregunta e intenté, sin éxito, responderle con evasivas, porque la verdad es que no sabía que contestar.

Mi acompañante, de solo 20 años, se dio cuenta enseguida de que se iba a quedar sin respuesta, como probablemente le había pasado ya cuando le hizo esta misma pregunta a su padre que, según me comentó, estaba encantado con haber hecho la mili. Y para corroborarlo, durante más de media hora disfrutó contándome mil anécdotas de la vida militar de su padre. Percibía yo que estaba disfrutando con aquellos relatos, que describía con la misma intensidad que si hubiera sido él el protagonista, así que, en cuanto tuve ocasión le interrumpí y le espeté: “No sé cuál fue la verdadera causa de la supresión de la mili, pero ¿Tu querrías hacerla?”. Se volteó hacia mí y con rotundidad me lanzó: “Me encantaría; es que no sé por qué tuvieron que quitarla”.

Ante esta sorpresiva respuesta, he preguntado a otros jóvenes qué les parecía lo de volver a poner la mili obligatoria; la respuesta ha sido unánime y la conclusión que he sacado es que, siendo ellos los verdaderos actores de esta película, no se explican por qué nadie les ha preguntado a ellos.

Algunos incluso me han razonado su afirmación añadiéndome un argumento incontestable: Con la enorme cantidad de jóvenes españoles que se encuentran desilusionados y sin previsión de ocupación alguna a la vista, ¿por qué no vuelven a poner la mili?.

No sé si servirá para algo pero, si quieren desahogarse diciéndome lo que piensan, háganlo escribiéndome a ignacio@nosotrosytu.es

José Ignacio Sánchez Rubio

Presidente de www.nosotrosytu.es

 

Acerca de José Ignacio

Profesional libre de la consultoría de empresas, con los títulos de Licenciado en Derecho y en Ciencias Económicas. Además, el título de Maestro de Primera enseñanza, 4 Masters en Sistema Fiscal Español, Derecho de Familia, Derecho Penal y Auditoría de Cuentas. Letrado del Colegio de Abogados de Madrid, Administrador y Mediador Concursal, en posesión de numerosos diplomas en economía de empresas, derecho y Unión Europea.
Esta entrada fue publicada en Futuro de España. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La mili

  1. Jose Davila dijo:

    Se pueden dar explicaciones del por qué se quitó “la mili”.Pueden ser varias las explicaciones pero la principal fue buscar un ejercito profesional.
    La cuestión después es otra,¿Si es más eficaz un ejercito profesional que uno de reemplazo?.Pregunta que ahí no la sabría contestar.Pues las guerras a día de hoy ya no son como las de antes.La cantidad de armas y misiles que existen ya creo que ni un buen profesional no sabría como esquivarlas si le disparan con ellas.
    Aquellos conceptos que se daban el la Primera Guerra Mundial de “guerra de movimientos” y “guerra de posiciones”,creo que ya hasta incluso a día de hoy están obsoletos.
    Las guerras a día de hoy se ganan con altas tecnologías,el resto ya a saber.
    De todas formas recuerdo a todos que el símbolo de poder de todo gobierno es el ejercito y militares habrá más o habrá menos pero siempre los habrá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.